rebranding

Rebranding: empresas que triunfaron con su lavado de cara (y otras que no)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Qué hacer cuando una marca está totalmente destrozada? Mientras hay vida, todavía hay esperanza. En este post vamos a explicar en qué consiste el rebranding de marca, una estrategia de branding que puede hacer resurgir de las cenizas a una empresa que aparentemente lo habría perdido todo.

El rebranding de marca, ¿qué es?

El rebranding en español se puede traducir como “cambio de marca” o “rediseño de imagen de marca”. Esta estrategia de marketing se puede aplicar tanto a una marca como a un producto específico de una empresa. Así, mediante el rebranding se puede realizar un cambio de nombre de empresa, de logotipo u otros aspectos relacionados con la imagen que transmite en la mente de los usuarios.

El objetivo de esta transformación es conseguir que nuestros clientes potenciales relacionen la marca y/o el producto en cuestión con una imagen distinta. Es frecuente que los cambios vayan dirigidos a desvincular la marca de las connotaciones negativas que percibían los usuarios sobre la misma.

¿Cómo hacer un rebranding en 4 pasos?

En algunas ocasiones puede ocurrir por casualidad, fruto de situaciones que no se habían planteado, como una desintegración sindical o una reestructuración de la empresa. Sin embargo, la mayoría de las veces, el fenómeno se produce debido al desarrollo de una estrategia corporativa diseñada con tal finalidad. Si no sabes cómo hacer un rebranding, aquí tienes el proceso punto por punto:

  • Definir la empresa

En primer paso es dejar bien claro quiénes somos para poder transmitir esta idea a los clientes potenciales. La definición de tu empresa no se hace de cualquier manera, hay que describir la misión, la visión y los valores corporativos.

  • Definir al público objetivo

En segundo lugar es imprescindible conocer el público objetivo al que te vas a dirigir. ¿A quién vas a transmitir esa nueva imagen de marca? ¿Cuáles son sus características? En esta descripción es importante detallar sus deseos, preocupaciones y estilo de vida entre otros factores.

  • Establecer una propuesta

Una vez que sepas quién eres y a quién te vas a dirigir es hora de elaborar una buena propuesta que distinga a la marca, desmarcándola de la competencia. Este paso es quizás el más complicado del proceso. ¿Por qué te van a comprar a ti?

  • Ejecutar y analizar

Finalmente deberás llevar a cabo la estrategia de rebranding a través de la publicación de contenidos, mensajes publicitarios en redes sociales o en otros sitios tanto online como offline. Al fin y al cabo se trata de tratar de que tu nueva imagen de marca aparezca hasta en la sopa de tus clientes potenciales. Es clave saber cómo elegir un buen dominio, si no puede ser con el nombre exacto de la marca, al menos uno muy relacionado y fácil de recordar.

Cuando hayas hecho la ejecución, la guinda del proceso es el análisis: detectar si hemos logrado que nuestro público objetivo tenga la imagen que pretendíamos en su mente.

Casos de rebranding: ejemplos de éxito y de fracaso con KFC y Apple

Esta estrategia se diseña siempre con la mejor intención, pero hay que tener mucho cuidado en el proceso y no dejar ningún cabo suelo. Profundicemos en el rebranding: ejemplos que triunfaron y otros donde los resultados no fueron lo que se esperaba, a continuación.

La compañía Kentucky Fried Chicken (KFC) se creó el propósito de transmitir una imagen más clara y enérgica en 2006. Y lo consiguió añadiendo un delantal rojo a la cara del Coronel en su logo. En la mente del consumidor se introdujo la idea de predisposición para servir el famoso pollo frito.

Todos tenemos en la cabeza los conceptos de perfección, sencillez y belleza que representa Apple. Y esto se consiguió en parte gracias el rebranding que hizo en 1976, momento en que el logo que consistía en un dibujo de Isaac Newton sentado bajo un manzano, se convirtió en una manzana mordida de rayas de colores. Años más tarde se transformaría en el logo actual definitivo.

GAP y Starbucks: lo que podemos aprender del cambio de nombre de empresa

Gap es un ejemplo de equivocación en su estrategia de rebranding. Contaba con una imagen venerada por sus seguidores y al cambiarla en 2010 tuvo que afrontar numerosas críticas de clientes descontentos en sus perfiles de internet. La marca no llevó bien el segundo paso del proceso, no fue capaz de escuchar la opinión de sus consumidores sobre un logo que era ya un clásico.

Vamos con el último de nuestros casos de rebranding. El logo de Starbucks Coffee Company siempre estuvo compuesto por estas palabras y el dibujo de una sirena con dos colas de la mitología griega que representa los orígenes de la empresa. Su error fue en 2011 cuando eliminó el texto de su logotipo. Hubo gran cantidad de clientes potenciales que ni siquiera relacionaban el logo con la marca Starbucks. ¡Aprended de los errores a la hora de tomar una decisión de este calibre!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja un comentario

iSolated brinda soluciones competitivas de SEO & SEM, Social Media, Social Commerce y Mobile. Desde el planeamiento estratégico hasta el desarrollo.

¿Necesitas más información?

Categorías

Categorías