Llega La Empresa 4.0

Hace no tanto tiempo las empresas hablaban de dar el salto a la web 2.0, ¿te acuerdas? Y ahora, unos años más tarde, ya se busca cómo adaptarse para ser una empresa 4.0 y no quedarse atrás.
Con la llegada del sector digital la evolución de los negocios se ha catapultado, y lo que antes tardaba años en modificarse ahora está en constante cambio. Si no quieres quedarte obsoleto debes actualizarte con frecuencia y estar al día de las tendencias.

¿Qué es una empresa 4.0?

El término empresa 4.0 está estrechamente relacionado con la cuarta revolución industrial que estamos viviendo hoy en día, la revolución de lo digital.
Este tipo de empresas son aquellas que llevan a cabo la digitalización de sus procesos. La producción, la comunicación, la gestión interna… Las empresas 4.0 buscan la manera de digitalizar todos estos aspectos para ser más productivos y eficientes.
Parece obvio que en una sociedad cada vez más digital también la industria lo sea. Sin embargo, no todas las empresas están preparadas para dar este salto, y aún se muestran reticentes a dar un cambio tan grande.

 Ventajas de una empresa 4.0

¿Por qué deberían las empresas pasar al 4.0? No se trata sólo de una moda o de algo temporal, es una forma de entender los negocios que puede reportar muchos beneficios.
Algunos de ellos son:
Mejora de la eficiencia: Con la digitalización de los procesos los diferentes departamentos pasan a estar más conectados y se optimizan las relaciones entre ellos mejorando el rendimiento.
Capacidad de adaptación: Lo digital es más fácilmente adaptable que lo físico.
Rapidez: Tanto el diseño como la producción o la venta de productos, incluso las tareas de marketing, funcionan más rápido en canales digitales ya que se acortan procesos físicos.
Valor añadido : Tanto para productos como para servicios, la digitalización del negocio permite añadir más servicios a la venta final para satisfacción del cliente.
Análisis y evolución : La digitalización permite que la empresa 4.0 almacene más información sobre su propio negocio, lo que permite analizarla y tomar decisiones en tiempo real para mejorar la eficiencia y la rentabilidad.

 ¿Cómo dar el salto?

Si tu empresa aún no se ha digitalizado, o sólo lo ha hecho en parte, puede dar miedo realizar un cambio tan grande. Además, es bastante común no saber por dónde empezar ni qué hay que hacer primero.
Lo primero que hay que tener en mente es poner en común entre todos los implicados lo que se entiende por digitalización de la empresa. ¿Qué áreas se pueden digitalizar y cómo se haría?, ¿qué aspectos son más difíciles de cambiar? Comenzar respondiendo esas preguntas ayudará a sentar las bases de la empresa 4.0.
Otros aspectos que debes tener en cuenta son:
¿Hacia dónde va tu negocio? Es necesario evaluar la empresa, ver qué se puede mejorar, cómo se relaciona con el público objetivo y qué esperan ellos de ti. La digitalización no es sólo un cambio en la manera de hacer las cosas, sino un cambio en la manera de entenderlas. Por eso, realizar un análisis profundo de la situación es básico a la hora de evolucionar.
¿Cómo va a afectar la digitalización? Hay que tener visión de futuro y ver cómo va a afectar el digitalización a todo el entorno de la empresa. Piensa en los proveedores, en los colaboradores, en los empleados, etc. Ponerte en su lugar y solventar los posibles problemas te ayudará en el futuro.
¿Qué nuevos procesos se necesitan? La digitalización va a cambiar la forma de trabajar en la empresa. Plantea los nuevos procesos productivos que van a ser necesarios.

La empresa 4.0 ya es una realidad para muchos negocios. Pero también puede ser un problema si el cambio no se hace de manera lógica y bien pensada. Comienza analizando la situación de tu empresa y procura estar preparado para todos los cambios antes de realizarlos. Esta evolución puede ser larga, pero sin duda te reportará muchos beneficios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.